Anorexia nerviosa

El término anorexia es de origen griego y significa falta de deseo de comer.

La denominación de anorexia en lugar de anorexia nerviosa es técnicamente incorrecta, ya que el término anorexia, utilizado separadamente, se refiere al síntoma médico de apetito reducido (lo que se distingue de la anorexia nerviosa por no revestir problema psiquiátrico).

Las personas con el trastorno suelen tener una visión distorsionada de su cuerpo; incluso si han llegado ya a la extrema delgadez siguen pensando que pesan demasiado. Como se indica, son perfeccionistas en extremo. Además, suelen esforzarse desmesuradamente  por conseguir el éxito y, a veces, metas casi inalcanzables. Al no conseguir lo que anhelan, perciben una falta de control que intentan sobrellevar ejerciendo un control sobre su propio cuerpo. Intentan controlar al extremo la ingesta de alimentos y el propio peso. La baja autoestima y constante autocrítica causan a estas personas un miedo constante.

Ese miedo obsesivo a ganar peso deriva en:

Desnutrición: lo que ocasionará una severa reducción de vitaminas, nutrientes    esenciales y consumo de energía. No debe confundirse con la anorexia sintomática, pérdida de apetito o desinterés por la comida.

Excesivo ejercicio físico: interminables horas practicando diferentes tablas gimnásticas, o peor aún

Control del peso:  a través de pastillas o diuréticos.

Existen dos tipos de anorexia nerviosa: de tipo restrictivo y de tipo empacho/laxante. La diferencia entre anorexia nerviosa del tipo empacho/laxante y la bulimia puede tener su explicación dependiendo de si el individuo tiene un peso saludable en relación a su altura, así como razones subyacentes vinculadas a su comportamiento.

Por ejemplo, una persona que sufre de anorexia del tipo empacho/laxante puede estar comiendo en exceso debido a una malnutrición, mientras que el que sufre de bulimia puede estar haciéndolo para controlar sus emociones.

Los síntomas pueden incluir:

•Obsesión por las calorías y el contenido de grasa en los alimentos.

•Miedo intenso a aumentar de peso.

•Evaluación personal en relación a la imagen.

•Excesivo ejercicio.

•Depresión y/o ansiedad.

Los síntomas físicos pueden incluir:

•Sentir frío, especialmente en manos y pies.

•Pérdida de cabello y/o crecimiento de vello fino en el cuerpo.

•Frecuentes desmayos.

Estreñimiento.

Según el Manual Diagnóstico de Psiquiatría (DSM IV)

Criterios para el diagnóstico de
F50.0 Anorexia nerviosa (307.1)

A.Rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal considerando la edad y la talla (p. ej., pérdida de peso que da lugar a un peso inferior al 85 % del esperable, o fracaso en conseguir el aumento de peso normal durante el período de crecimiento, dando como resultado un peso corporal inferior al 85 % del peso esperable).

B.Miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso estando por debajo del peso normal.

C.Alteración de la percepción del peso o la silueta corporales, exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que comporta el bajo peso corporal.

D.En las mujeres pospuberales, presencia de amenorrea; por ejemplo, ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos. (Se considera que una mujer presenta amenorrea cuando sus menstruaciones aparecen únicamente con tratamientos hormonales, p. ej., con la administración de estrógenos.).

Especificar el tipo:

Tipo restrictivo: durante el episodio de anorexia nerviosa, el individuo no recurre regularmente a atracones o a purgas (p. ej., provocación del vómito o uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas).
Tipo compulsivo/purgativo: durante el episodio de anorexia nerviosa, el individuo recurre regularmente a atracones o purgas (p. ej., provocación del vómito o uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas).”

CIE 10

“F50.0 Anorexia nerviosa

Trastorno caracterizado por la presencia de una pérdida deliberada de peso, inducida o mantenida por el mismo enfermo. El trastorno aparece con mayor frecuencia en muchachas adolescentes y mujeres jóvenes, aunque en raras ocasiones pueden verse afectados varones adolescentes y jóvenes, así como niños prepúberes o mujeres maduras hasta la menopausia. La anorexia nerviosa constituye un síndrome independiente, en el siguiente sentido:

a)Los rasgos clínicos del síndrome son fácilmente reconocibles, de tal forma que el diagnóstico resulta fiable con un alto grado de concordancia entre clínicos.
b)Los estudios de seguimiento han demostrado que, de entre los enfermos que no se recuperan, una proporción considerable continúa mostrando de manera crónica las características principales de la anorexia nerviosa.

A pesar de que las causas fundamentales de la anorexia nerviosa siguen sin conocerse, hay una evidencia cada vez mayor de que existen una serie de factores socioculturales y biológicos que interactúan entre sí contribuyendo a su presentación, en la que participan también mecanismos psicológicos menos específicos y una vulnerabilidad de la personalidad. El trastorno se acompaña de desnutrición de intensidad variable, de la que son consecuencia alteraciones endocrinas y metabólicas, así como una serie de trastornos funcionales. Aún hay dudas sobre si el trastorno endocrino característico se debe únicamente a la desnutrición y al efecto directo del comportamiento que la ha provocado (por ejemplo, restricciones en la dieta, ejercicio físico excesivo con alteraciones del equilibrio metabólico, provocación de vómitos y utilización de laxantes, con los consiguientes desequilibrios electrolíticos) o si intervienen otros factores aún desconocidos.

Pautas para el diagnóstico

Deben estar presentes todas las alteraciones siguientes:

a)Pérdida significativa de peso (índice de masa corporal o de Quetelet1 de menos de 17,5). Los enfermos prepúberes pueden no experimentar la ganancia de peso propia del período de crecimiento.
b)La pérdida de peso está originada por el propio enfermo, a través de: 1) evitación de consumo de “alimentos que engordan” y por uno o más de uno de los síntomas siguientes: 2) vómitos autoprovocados, 3) purgas intestinales autoprovocadas, 4) ejercicio excesivo y 5) consumo de fármacos anorexígenos o diuréticos.
c)Distorsión de la imagen corporal que consiste en una psicopatología específica caracterizada por la persistencia, con el carácter de idea sobrevalorada intrusa, de pavor ante la gordura o la flacidez de las formas corporales, de modo que el enfermo se impone a sí mismo el permanecer por debajo de un límite máximo de peso corporal.
d)Trastorno endocrino generalizado que afecta al eje hipotalámo-hipofisario-gonadal manifestándose en la mujer como amenorrea y en el varón como una pérdida del interés y de la potencia sexuales (una excepción aparente la constituye la persistencia de sangrado vaginal en mujeres anoréxicas que siguen una terapia hormonal de sustitución, por lo general con pildoras contraceptivas). También pueden presentarse concentraciones altas de hormona del crecimiento y de cortisol, alteraciones del metabolismo periférico de la hormona tiroidea y anomalías en la secreción de insulina.
e)Si el inicio es anterior a la pubertad, se retrasa la secuencia de las manifestaciones de la pubertad, o incluso ésta se detiene (cesa el crecimiento; en las mujeres no se desarrollan las mamas y hay amenorrea primaria; en los varones persisten los genitales infantiles). Si se produce una recuperación, la pubertad suele completarse, pero la menarquia es tardía.

Excluye:
Anorexia, falta de apetito (R63.0).
Anorexia psicógena (F50.8).

F50.1 Anorexia nerviosa atípica

Este término debe ser utilizado para los casos en los que faltan una o más de las características principales de la anorexia nerviosa (F50.0), como amenorrea o pérdida significativa de peso, pero que por lo demás presentan un cuadro clínico bastante característico. Este tipo de enfermos es mas frecuente en psiquiatría de interconsulta y enlace y en atención primaria. También pueden incluirse aquí enfermos que tengan todos los síntomas importantes de la anorexia nerviosa, pero en grado leve. Este término no debe de utilizarse para trastornos de la conducta alimentaria que se parecen a la anorexia nerviosa pero que son debidos a una etiología somática conocida.”

3 Opiniones sobre “Anorexia nerviosa”

  1. Diana dijo #

    Buenas tardes. Bueno, por educación sé que lo suyo sería presentarme, pero no me gusta revelar mi identidad. Tengo 15 años. De pequeña siempre he comido de todo, y cantidades excesivas para mi edad, ya que en casa nadie me frenaba. Yo era de las que siempre repetía plato, mi plato preferido siempre ha sido la pasta, sobre todo con tomate. Sabía que estaba gordita, pero nunca me planteé cambiar mi forma de vida ni mi aspecto, ni deseaba ser como una Barbie…

    Desde que entré al instituto mi vida cambió. Empecé a preocuparme mucho por mi aspecto, me fijaba en todas las chicas y me comparaba, deseaba ser más delgada, me preocupaba mi talla de pantalón (quería reducirla 1 talla menos), empecé a discutir más en casa; y poco a poco mis pensamientos habían cambiado, ya no era la niña feliz de siempre, ahora había algo que me preocupaba por encima de otras cosas: mi cuerpo. Los dos primeros años no los recuerdo duro, ni dejé de comer, ni cambiaron mucho las cosas, pero dándome cuenta o no, deseaba reducir mi estómago. No sé si hay algún factor, algún hecho que marcara un antes y un después, porque entre otras cosas tengo muy mala memoria desde hace tiempo (cosa que jamás me había pasado, pero no sé si esto tiene que ver con mi problema), lo peor que me ha pasado hasta ahora en el instituto fue terminar una difícil relación de 1 año con un chico, del que aún no me he olvidado y que encima este año me ha tocado con él en la misma clase; durante ese año cambié mi personalidad, discutí con mis amigas de la infancia, sufrí mucho por como él era conmigo, y finalmente cuando lo dejamos, nunca lo he considerado superado por completo. En cuanto a lo demás, no he perdido a ningún ser querido, pero por ejemplo en mi familia, tanto por parte de padre como de madre, no tengo contacto con ninguno, desde nunca (sí a veces los veo, y con a veces me refiero a ver a mis primos 1 vez cada año y sin exagerar; esto sin contar que de 12 que son, menos 2, los demás son todos mucho mayores que yo, y 4 de ellos son franceses y viven fuera de España), y después en casa, las cosas también han cambiado, tanto, que no sé cómo mis padres aún no están separados. En fin, no sé si algunas de estas cosas pueden haber agravado mi problema con mi cuerpo y mi vida social, que esta última ha cambiado tanto, que me ocuparía mucho espacio intentar explicarla.

    En fin, desde hace aproximadamente 1 año, mi cuerpo ha cambiado. Ahora estoy más delgada pero yo sigo viéndome gorda la mayor parte del tiempo, por no decir cada vez que me miro al espejo.

    Peso 42 Kg y mido 1´56. Mi IMC es bajo (según la Wii). De siempre he hecho alguna actividad (baile, natación, balonmano), ahora hago natación y en mi casa hago ejercicios de abdominales o bicicleta estática, a veces. He discutido mucho con mi madre por este tema, sé que está muy preocupada, me habla o me dice continuamente comentarios sobre lo peligroso que es la anorexia y blablabla. Estoy harta, quiero estar tranquila. No tengo nadie para hablar de esto, no confío en nadie. He hablado un par de veces con mi mejor amigo (con él cual ahora casi ni me hablo, desde hace dos meses) y con mi novio actual, con el que llevo 6 meses. Los dos me dicen que estoy estupenda, que no me preocupe… bah. También sé que no pueden hacer mucho más. En clase, muchas personas me han dicho lo delgada que estoy, y siempre me han sentado mal los comentarios, en una parte me alegran porque es como un premio a los esfuerzos que he hecho, pero por otro me da rabia porque nunca me ha gustado que comenten mi cuerpo. La última cosa sorprendente fue que escuché a mi madre contándole a mi padre, que en una tutoría, mi tutor le dijo que tuviera cuidado conmigo, que era muy inteligente y estaba bastante delgada, y que sabía que yo sabía muy bien lo que estaba haciendo (poco tiempo antes, un día tras terminar un examen, él me dijo a mi que yo estaba muy delgada a lo que yo respondí ‘que no’ y me preguntó si yo comía, no me acuerdo de más porque realmente me quedé muy sorprendida, además porque lo hizo delante de algunas personas, no en privado).

    Me miro mucho al espejo, a cada instante, me peso cada vez que puedo en la báscula de mi casa, me he cortado en las muñecas dos veces, lloro a menudo, mi rendimiento escolar ha bajado mucho y eso que siempre he sido de notas altas, me distraigo, no me concentro, tengo complejo al andar, ya no salgo con mis amigos apenas, no hay día que no esté triste o que no desee tener un vientre plano, piernas flacas y muslos finos, he intentado provocarme el vómito pero no lo he conseguido aún, me da miedo engordar, me hago autotest y los resultados me dan ‘alto nivel de depresión’ ‘peso muy bajo’… me privo de comidas, evito la carne, miro las calorías de los alimentos, como más ensalada, evito atiborrarme de mi plato preferido (la pasta) ya que sé los muchos hidratos de carbono que contienen, no voy prácticamente nunca con mis amigos cuando quedan y sé que después van a ir a cenar al BK o Mcdonald’s, leo muchos artículos sobre la anorexia, veo muchos vídeos en Youtube de casos de adolescentes… pero lo peor es que a pesar de ser consciente de que esto no es un juego de niños, sigo queriendo un cuerpo de modelo.

    Y quiero ver, si de alguna manera alguien me puede ayudar, pero lo que más deseo es conocer más personas como yo y poder compartir pensamientos y sentimientos.

    Si hay alguien ahí que me ha leído, decirle gracias.

    • Blanca dijo #

      Hola, soy Blanca. Hace poco he estado ingresada en el hospital como consecuencia de uno de estos trastornos de la alimentación. Ahora, gracias a la muy buena ayuda que estoy recibiendo, estoy mucho mejor. Ya veo bastante luz y, aunque todavía esté en el pozo, sé que voy a salir de él. He creado un blog donde escribo sobre cualquier cosa que me venga a la cabeza, pero muchos de mis escritos aludirán a esta etapa de mi vida, que tan dura está siendo, pero de la que estoy aprendiendo mucho. La verdad es que me encantaría poder recibir opiniones de personas que han pasado o están pasando por algo semejante (todos los escritos no son del mismo tema, como he dicho jajajaja, pero la esencia está ahí).

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tallas grandes | Revista Femenina -

    […] Antes que ella, la rubia Lizzi Millar había posado para la revista Glamour, despertando la polémica en los medios y pasarelas. Pero, ¿no hemos vivido una discusión similar hace un par de años cuando se hablaba de implantar unas tallas mínimas a las modelos? Como siempre, hay opiniones para todos los gustos. Hay gente que asegura que esto quitará presión al público femenino, especialmente de las más jóvenes, a las que se les suele vincular el deseo de parecerse a sus modelos favoritas, con el riesgo de padecer un trastorno alimentario como la anorexia. […]

Deja un comentario


+ 8 = diez

Leer más
Ortorexia
Trastornos alimentarios no específicos

La ortorexia, dismorfia muscular o vigorexia, comidas nocturnas, anorexia atlética, exceso de ejercicio...

Cerrar