Anorexia nerviosa

El término anorexia es de origen griego y significa falta de deseo de comer.

La denominación de anorexia en lugar de anorexia nerviosa es técnicamente incorrecta, ya que el término anorexia, utilizado separadamente, se refiere al síntoma médico de apetito reducido (lo que se distingue de la anorexia nerviosa por no revestir problema psiquiátrico).

Las personas con el trastorno suelen tener una visión distorsionada de su cuerpo; incluso si han llegado ya a la extrema delgadez siguen pensando que pesan demasiado. Como se indica, son perfeccionistas en extremo. Además, suelen esforzarse desmesuradamente  por conseguir el éxito y, a veces, metas casi inalcanzables. Al no conseguir lo que anhelan, perciben una falta de control que intentan sobrellevar ejerciendo un control sobre su propio cuerpo. Intentan controlar al extremo la ingesta de alimentos y el propio peso. La baja autoestima y constante autocrítica causan a estas personas un miedo constante.

Ese miedo obsesivo a ganar peso deriva en:

Desnutrición: lo que ocasionará una severa reducción de vitaminas, nutrientes    esenciales y consumo de energía. No debe confundirse con la anorexia sintomática, pérdida de apetito o desinterés por la comida.

Excesivo ejercicio físico: interminables horas practicando diferentes tablas gimnásticas, o peor aún

Control del peso:  a través de pastillas o diuréticos.

Existen dos tipos de anorexia nerviosa: de tipo restrictivo y de tipo empacho/laxante. La diferencia entre anorexia nerviosa del tipo empacho/laxante y la bulimia puede tener su explicación dependiendo de si el individuo tiene un peso saludable en relación a su altura, así como razones subyacentes vinculadas a su comportamiento.

Por ejemplo, una persona que sufre de anorexia del tipo empacho/laxante puede estar comiendo en exceso debido a una malnutrición, mientras que el que sufre de bulimia puede estar haciéndolo para controlar sus emociones.

Los síntomas pueden incluir:

•Obsesión por las calorías y el contenido de grasa en los alimentos.

•Miedo intenso a aumentar de peso.

•Evaluación personal en relación a la imagen.

•Excesivo ejercicio.

•Depresión y/o ansiedad.

Los síntomas físicos pueden incluir:

•Sentir frío, especialmente en manos y pies.

•Pérdida de cabello y/o crecimiento de vello fino en el cuerpo.

•Frecuentes desmayos.

Estreñimiento.

Según el Manual Diagnóstico de Psiquiatría (DSM IV)

Criterios para el diagnóstico de
F50.0 Anorexia nerviosa (307.1)

A.Rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal considerando la edad y la talla (p. ej., pérdida de peso que da lugar a un peso inferior al 85 % del esperable, o fracaso en conseguir el aumento de peso normal durante el período de crecimiento, dando como resultado un peso corporal inferior al 85 % del peso esperable).

B.Miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso estando por debajo del peso normal.

C.Alteración de la percepción del peso o la silueta corporales, exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que comporta el bajo peso corporal.

D.En las mujeres pospuberales, presencia de amenorrea; por ejemplo, ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos. (Se considera que una mujer presenta amenorrea cuando sus menstruaciones aparecen únicamente con tratamientos hormonales, p. ej., con la administración de estrógenos.).

Especificar el tipo:

Tipo restrictivo: durante el episodio de anorexia nerviosa, el individuo no recurre regularmente a atracones o a purgas (p. ej., provocación del vómito o uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas).
Tipo compulsivo/purgativo: durante el episodio de anorexia nerviosa, el individuo recurre regularmente a atracones o purgas (p. ej., provocación del vómito o uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas).”

CIE 10

“F50.0 Anorexia nerviosa

Trastorno caracterizado por la presencia de una pérdida deliberada de peso, inducida o mantenida por el mismo enfermo. El trastorno aparece con mayor frecuencia en muchachas adolescentes y mujeres jóvenes, aunque en raras ocasiones pueden verse afectados varones adolescentes y jóvenes, así como niños prepúberes o mujeres maduras hasta la menopausia. La anorexia nerviosa constituye un síndrome independiente, en el siguiente sentido:

a)Los rasgos clínicos del síndrome son fácilmente reconocibles, de tal forma que el diagnóstico resulta fiable con un alto grado de concordancia entre clínicos.
b)Los estudios de seguimiento han demostrado que, de entre los enfermos que no se recuperan, una proporción considerable continúa mostrando de manera crónica las características principales de la anorexia nerviosa.

A pesar de que las causas fundamentales de la anorexia nerviosa siguen sin conocerse, hay una evidencia cada vez mayor de que existen una serie de factores socioculturales y biológicos que interactúan entre sí contribuyendo a su presentación, en la que participan también mecanismos psicológicos menos específicos y una vulnerabilidad de la personalidad. El trastorno se acompaña de desnutrición de intensidad variable, de la que son consecuencia alteraciones endocrinas y metabólicas, así como una serie de trastornos funcionales. Aún hay dudas sobre si el trastorno endocrino característico se debe únicamente a la desnutrición y al efecto directo del comportamiento que la ha provocado (por ejemplo, restricciones en la dieta, ejercicio físico excesivo con alteraciones del equilibrio metabólico, provocación de vómitos y utilización de laxantes, con los consiguientes desequilibrios electrolíticos) o si intervienen otros factores aún desconocidos.

Pautas para el diagnóstico

Deben estar presentes todas las alteraciones siguientes:

a)Pérdida significativa de peso (índice de masa corporal o de Quetelet1 de menos de 17,5). Los enfermos prepúberes pueden no experimentar la ganancia de peso propia del período de crecimiento.
b)La pérdida de peso está originada por el propio enfermo, a través de: 1) evitación de consumo de “alimentos que engordan” y por uno o más de uno de los síntomas siguientes: 2) vómitos autoprovocados, 3) purgas intestinales autoprovocadas, 4) ejercicio excesivo y 5) consumo de fármacos anorexígenos o diuréticos.
c)Distorsión de la imagen corporal que consiste en una psicopatología específica caracterizada por la persistencia, con el carácter de idea sobrevalorada intrusa, de pavor ante la gordura o la flacidez de las formas corporales, de modo que el enfermo se impone a sí mismo el permanecer por debajo de un límite máximo de peso corporal.
d)Trastorno endocrino generalizado que afecta al eje hipotalámo-hipofisario-gonadal manifestándose en la mujer como amenorrea y en el varón como una pérdida del interés y de la potencia sexuales (una excepción aparente la constituye la persistencia de sangrado vaginal en mujeres anoréxicas que siguen una terapia hormonal de sustitución, por lo general con pildoras contraceptivas). También pueden presentarse concentraciones altas de hormona del crecimiento y de cortisol, alteraciones del metabolismo periférico de la hormona tiroidea y anomalías en la secreción de insulina.
e)Si el inicio es anterior a la pubertad, se retrasa la secuencia de las manifestaciones de la pubertad, o incluso ésta se detiene (cesa el crecimiento; en las mujeres no se desarrollan las mamas y hay amenorrea primaria; en los varones persisten los genitales infantiles). Si se produce una recuperación, la pubertad suele completarse, pero la menarquia es tardía.

Excluye:
Anorexia, falta de apetito (R63.0).
Anorexia psicógena (F50.8).

F50.1 Anorexia nerviosa atípica

Este término debe ser utilizado para los casos en los que faltan una o más de las características principales de la anorexia nerviosa (F50.0), como amenorrea o pérdida significativa de peso, pero que por lo demás presentan un cuadro clínico bastante característico. Este tipo de enfermos es mas frecuente en psiquiatría de interconsulta y enlace y en atención primaria. También pueden incluirse aquí enfermos que tengan todos los síntomas importantes de la anorexia nerviosa, pero en grado leve. Este término no debe de utilizarse para trastornos de la conducta alimentaria que se parecen a la anorexia nerviosa pero que son debidos a una etiología somática conocida.”

3 Opiniones sobre “Anorexia nerviosa”


  1. Fatal error: Uncaught Error: Call to undefined function ereg_replace() in /homepages/7/d219580247/htdocs/trastornosalimentarios.org/wp-content/themes/merchant/includes/theme-comments.php:63 Stack trace: #0 /homepages/7/d219580247/htdocs/trastornosalimentarios.org/wp-content/themes/merchant/includes/theme-comments.php(19): the_commenter_link() #1 /homepages/7/d219580247/htdocs/trastornosalimentarios.org/wp-includes/comment-template.php(1711): custom_comment(Object(stdClass), Array, 1) #2 /homepages/7/d219580247/htdocs/trastornosalimentarios.org/wp-includes/class-wp-walker.php(202): Walker_Comment->start_el('', Object(stdClass), 1, Array) #3 /homepages/7/d219580247/htdocs/trastornosalimentarios.org/wp-includes/comment-template.php(1678): Walker->display_element(Object(stdClass), Array, '5', 0, Array, '') #4 /homepages/7/d219580247/htdocs/trastornosalimentarios.org/wp-includes/class-wp-walker.php(428): Walker_Comment->display_element(Object(stdClass), Array, '5', 0, Array, '') #5 /homepages/7/d219580247/htdocs/trastornosalim in /homepages/7/d219580247/htdocs/trastornosalimentarios.org/wp-content/themes/merchant/includes/theme-comments.php on line 63